Un curso de amor y No-dualismo unidos para la Nueva Era

Esta entrada de mi blog es el resultado de mi preparación para la sesión sobre UN CURSO DE AMOR que protagonizaré junto a su traductora, Coralie Pearson, el próximo lunes 22 octubre 2018 entre las 19:30 y las 21:30 en el Centro D´Arte Coaching de Madrid (España) sito en Calle Albasanz cerca del metro Suances.

La semana pasada Coralie y Raúl propusieron un ejercicio para practicar durante el tiempo hasta la sesión de hoy. Es un ejercicio de disociación para observar al yo personal mientras sigue con sus actividades cotidianas. Es un ejercicio muy conocido de PNL. Este ejercicio es un ejemplo de simultaneidad en el uso de la conciencia, puesto que consiste en seguir usándola para dirigir al yo personal en su actividad mundana y, al mismo tiempo, observarse en el desempeño de esa actividad tanto en el plano físico, como en el emocional y el mental. Esta simultaneidad es una característica de la NO-DUALIDAD, es decir, de la espiritualidad.

La NO-DUALIDAD implica la integración de los aparentes opuestos. Estos opuestos han sido previamente separados sin ambigüedades mediante el discernimiento y luego unidos. Primero aprendemos a analizar la realidad distinguiendo claramente entre los polos de cada par de aparentes opuestos, por ejemplo, entre el bien y el mal, o entre el ego y el espíritu.

Cita Un Curso de Amor: Segundo Tratado – Capítulo 4 – La llamada a quien tú eres – página 289 párrafo 4.10:

“Por ello, un primer paso en nuestro trabajo con respecto al llamamiento es el reconocimiento de la naturaleza dualista de tus pensamientos y sentimientos. Un segundo paso es la voluntad de trascender tanto la ambigüedad como el conflicto para llegar a la unión”.

Trascender la ambigüedad es no confundirse al distinguir entre los polos de cada par de aparentes opuestos. Significa, por ejemplo, distinguir entre el miedo y el amor, en lugar de auto-engañarse creyendo que donde hay una manifestación basada en el miedo hay, dentro de la realidad aparente de la vida, una intención amorosa. Llamar a cada cosa por su nombre no es un juicio.

Trascender el conflicto es observar de manera simultánea como tu conciencia sigue analizando correctamente la situación cotidiana que se está dando, es decir, distinguiendo entre los aparentes opuestos que forman parte de ella y, mientras que esto ocurre, la conciencia también se ocupa de producir un proceso de síntesis mediante el cual une ambos polos en un todo abarcante que incluye al conjunto en un contexto más amplio, que lo ve desde una perspectiva más elevada “por encima del campo de batalla” (Un curso de milagros).

La mente analítica, no solo es compatible con la conciencia que observa el juego dinámico entre las partes que se oponen o se excluyen mutuamente, sino que ambos, análisis y síntesis, forman un todo indisoluble que se retroalimenta más allá de toda lógica. Esta unión de la NO-DUALIDAD que incluye a la dualidad es la auténtica paz, es la manifestación del Ser a través del yo personal.

Cita: Segundo Tratado – Capítulo 1 – Tesoros – página 279 párrafo 1.7:

“Es posible que sigas viendo sólo dos opciones: paz o lucha. Pero con semejante actitud, pronto estarías luchando por mantener tu paz. Hay otra opción, y se encuentra en tu interior”.

El uso exclusivo de la mente que distingue, sin el complemento del espíritu que aúna, degenera en el caos que significa actuar en base a un principio ejerciendo su opuesto.

Cita: Primer Tratado – Capítulo 10 – La paz – página 273 párrafo 10.6:

“Estos extremos de la experiencia humana (lo divino y lo humano, el cielo y el infierno, le excitación y la depresión, la montaña rusa de la dualidad de la que hablábamos la semana pasada, los programas de Barrio Sésamo para enseñar a los niños y niñas a distinguir entre lo alto y lo bajo, lo lejano y lo cercano, lo de dentro y lo de afuera, etc.) han sido recursos de aprendizaje. Han abierto corazones y mentes a la presencia divina que hay en su interior (al Amor que todo lo abarca). Es precisamente por este motivo que los has escogido (has escogido vivir una experiencia humana por amor – cita de página 364 párrafo 12.8: “La opción de expresar quién eres en términos físicos no se escogió desde el miedo, sino desde el amor”). Pero ahora puedes convertirte en observador y considerarlos (a los extremos de la experiencia humana) la opción de aprendizaje de tus hermanos y hermanas, sin optar por utilizar la misma modalidad de aprendizaje. Ya no necesitas estas experiencias para advertir la presencia divina. Una vez que hayas aprendido a leer, no vuelves a aprender a leer una y otra vez, aún cuando continúes leyendo toda una vida. Puedes seguir experimentando la vida (percibiendo aparentes opuestos) y al mismo tiempo llevar la Paz de Dios en tu interior. Al vivir en paz, puedes ser un ejemplo para tus hermanos y hermanas, un ejemplo que señala que hay otro camino (que va más allá de los aparentes opuestos y los unifica sin rechazar su distinción)”.

Esta conversión en observador de ti mismo y tu relación con el mundo y, a su vez,  en espacio de acogida para los extremos de la experiencia humana, es el objetivo de UN CURSO DE AMOR. En esta cuestión coincide con otros cursos o prácticas de entrenamiento mental relacionadas con la metafísica, el misticismo, el esoterismo o la psicología transpersonal.

Cita: Primer Tratado – Capítulo 7 El sufrimiento y el nuevo aprendizaje – página 262 párrafo 7.2:

“Incluso los más espirituales y devotos de entre vosotros aceptan el sufrimiento. Incluso aquellos que, en la máxima medida posible, comprenden la verdad de quiénes son, aceptan el sufrimiento. El uso de la palabra aceptar es importante aquí, ya que es posible que éstos no vean el sufrimiento como dolor sino tan sólo como una parte natural de la condición humana que hay que aceptar. Por lo tanto, encuentran la paz dentro del sufrimiento en vez de abolirlo. Dicha aceptación se debe a la creencia de que el espíritu a elegido una forma, y para ser más exactos, digamos una forma “inferior” en la que existir, y que escoger esa opción conlleva la opción de sufrir. Quizás esta creencia acepte el sufrimiento como un recurso de aprendizaje y no como un castigo, pero aún así, con su aceptación de una noción falsa, invita al sufrimiento. Esta creencia acepta el aprendizaje a través del contraste: que el mal se vea en relación con el bien, la paz en relación con el caos, el amor en relación con el miedo. Esta creencia existe en el espacio intermedio, donde por un lado hay oscuridad y por el otro hay luz. Una u otra han de existir en cualquier momento determinado, pero nunca las dos a la vez. Por lo tanto, la ausencia de buena salud es enfermedad, la ausencia de paz es conflicto; la ausencia de verdad, ilusión. Esta creencia no acepta que hay únicamente una realidad y que ésta debe existir donde tú estás”.

La simultaneidad de las partes que constituyen cada uno de los aparentes opuestos es una característica de la NO-DUALIDAD. El pensamiento lógico no admite que los extremos puedan coexistir, si hay bien no puede haber mal y viceversa. El pensamiento creativo de la espiritualidad es lógico-paradójico, funciona incluyendo al pensamiento que discierne entre los aparentes opuestos y experimenta simultáneamente ambos de manera que cada aparente par de opuestos quede unificado en una sola realidad trascendente. Esta explicación no es comprensible por la mente lógica, que es la que se usa habitualmente por el yo personal.

Vivenciar que la NO-DUALIDAD incluye a la dualidad requiere de un salto cuántico que compatibilice en nuestra personalidad, en nuestros actos, en nuestro lenguaje y en nuestras relaciones personales al espacio intermedio con el espacio final, con ese espacio que es también el espacio total (el camino y la meta son lo mismo en esencia). Es más, no solo los compatibiliza, sino que los complementa.

Un ejemplo es el hecho de que la vivencia de ser parte de una relación de pareja monogámica de apoyo mutuo donde ambos cónyuges se han elegido especialmente entre otras millones de opciones, facilita la vivencia de ser parte de relaciones de otro tipo, en el mundo social, laboral y familiar, que trascienden el especialismo y enseñan que todas las personas son igualmente amables y tratables sin la necesidad vital de sustituirlas por otras. Esto es una paradoja que sobrepasa el entendimiento de la mente que divide y separa, por eso el amor es un misterio.

La NO-DUALIDAD es una experiencia de ser un cuerpo físico y, al mismo tiempo, no serlo. Soy y no soy a la vez, lo incluyo todo. Esto resulta un shock para la mente racional, es una realidad que no puede abarcar por mucho que se estire. Este es el tipo de locura que “padecemos” quienes nos atrevemos a ir más allá de la frontera del “si es que sí, no puede ser que no a la vez”. En cada instante puedo mantenerme abierto a que la vida decida por mi si es más apropiado que me identifique con mi cuerpo físico o no. Uso en este caso el término apropiado en el sentido de beneficioso para avanzar por el camino de retorno a la Fuente. No es exactamente que sea ambas cosas a la vez, sino que ofrezco las dos opciones, las entrego, las mantengo juntas sin que luchen entre sí, están disponibles para que, dependiendo de las circunstancias del presente, el Ser, en su infinita sabiduría, elija una u otra. Con el resto de los aparentes opuestos puedo seguir el mismo sistema de apertura que es la clave para fluir con la vida, para no oponer resistencia.

Cita: En el libro INTRODUCCIÓN AL AGNI YOGA de Vicente Beltrán Anglada se dice a propósito de este asunto:

(El proceso de conectar al yo personal con el Ser conlleva) “El paso de ese estado de conciencia que llamamos “sentido discriminativo de valores psicológicos” (discernimiento entre los aparentes opuestos) al de “discernimiento claro”, que es la capacidad de elegir consciente y deliberadamente los aspectos más correctos y apetecibles de acuerdo con una situación dada, o impuesta por las circunstancias”.

Página 69: (El AGNIN YOGA o YOGA DEL CORAZÓN se estructura en un) “sistema de adaptación a todas las situaciones kármicas, basado fundamentalmente en la serena expectación y en la observación atenta y sin resistencia de todos los hechos, circunstancias y acontecimientos que se producen incesantemente dentro y fuera de nuestra vida individual. La paz no se halla en el esfuerzo ni en las mil maneras de disciplinar los avatares de la existencia, sino en el trabajo sencillo, humilde y sistemático de “ver fluir la vida en todas sus infinitas vertientes“, sin intentar mentalmente variar su curso. Tal es la regla infinita del agni yoga, el de los discípulos de la Nueva Era”.

Los hombres que no hemos integrado convenientemente nuestra energía femenina creemos que podemos traspasar esa línea entre la lógica y la paradójica usando la razón solamente, y eso es imposible. Somos víctimas del dominio de la razón y protagonizamos largas controversias debatiendo acerca de estas cuestiones mientras que las mujeres que asisten a estos grupos de tertulianos espirituales callan y se aburren a nuestro lado o, en el peor de los casos, entran en el juego deprimente de la pedante intelectualidad.

Sirve para explicar esto la siguiente analogía del palo y el pan: es como si tuviéramos un pan y quisiéramos cortarlo con un palo. Nos empeñamos en intentarlo dando vueltas al pan y al palo buscando el modo de demostrar tozudamente que debe de haber una manera. El palo es la mente racional y el pan es la Vida. El hecho de cortarlo representa la experiencia de ser uno con ella. El palo, si se usa como mango para un metal afilado resulta útil, e incluso fundamental, porque juntos forman un cuchillo. Quien corta es el metal, que representa a la intuición. El mango es el apoyo en contacto con la mano, con el yo personal. La NO-DUALIDAD incluye a toda la escena: el cuchillo, el pan y el tipo que lo corta y se lo come.

Cita final de Un Curso de Amor: Curso – Capítulo 23 – La libertad del cuerpo – página 180 párrafos 23.20 y 23.21:

“El espíritu es tu vínculo más directo con la Fuente única. El espíritu proviene directamente de la Fuente, mientras que la forma es un derivado del espíritu. Por lo tanto, la forma está un paso más alejada de la Fuente. No obstante, yendo de nuevo en sentido inverso, la forma que has creado sigue siendo un paso necesario para el regreso a la Fuente. Dicho paso es el de traspasar la forma, reconociéndola por lo que es, y después, prosiguiendo en sentido inverso para cambiar tus creencias, permitir que la imaginación te preste servicio y que el espíritu te llene.

Entonces podrás ir de nuevo hacia adelante, llevando la forma más allá de sus parámetros establecidos y convirtiéndote en un obrador de milagros”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.